top of page

DECLARACIÓN CONTRA LA GUERRA EN UCRANIA

Vivimos en un país lejano, pero hoy en día nada es tan lejano en el planeta. Así queremos expresar nuestra profunda solidaridad con el pueblo ucraniano, con sus espíritus de paz y de libertad, y como PEN Chile, nuestros hondos sentimientos de hermandad con los poetas, escritores y artistas de esas tierras de cultura, especialmente con nuestra hermana institución: PEN Ucrania.


Cuando hablan las armas poco espacio queda para las palabras. Poco podemos hacer y el exiguo espacio del decir nos deja un gusto amargo. Porque toda guerra es un fracaso. Se dice que la primera víctima de una guerra es la verdad y la libertad de expresión, pero aún sin desconocer la complejidad de la situación, no podemos menos que afirmar claramente que la agresión militar a Ucrania por el ejército ruso a las órdenes del presidente Putin es totalmente inaceptable, un escándalo frente a la razón humanista y un horror para el sentimiento de hermandad de los pueblos.


La presión de bloques expansionistas e instrumentos del tiempo de la guerra fría, como la OTAN, que no supo autolimitarse, alimentando las pulsiones post zaristas de Rusia; la inexistencia total de la mentada “comunidad internacional”, que hubiera podido alzar una voz potente; la incapacidad de la Unión Europea de dotarse de una fuerza de disuasión; la inepcia de la diplomacia y la incuria de los dirigentes del planeta, más ocupados de los buenos negocios, han posibilitado la agresión unilateral de la potencia rusa contra Ucrania. Ello ante la vista y pasividad de todo el mundo, lo que no deja de augurar sombríos ecos en otras regiones del planeta y amenazar los frágiles equilibrios de la paz mundial.


Cualesquiera que sean las ambivalencias de la historia y las “razones” esgrimidas, las astutas interpretaciones nacionalistas sobre los conflictos regionales y fronterizos, debemos decir, en la tercera década del tercer milenio, que una guerra de invasión es una perfecta vergüenza mundial y es imperativo que ella se detenga cuanto antes y la diplomacia y la negociación de seres civilizados retomen su lugar.


Los conflictos armados, con su reguero de muerte, sufrimiento, exilio, pobreza, enfermedad, humillación y heridas que luego tomarán décadas en cicatrizar, son siempre la última y la peor de las opciones. La guerra es crimen organizado de masas y quienes la deciden son responsables de ello ante la historia.


Vivimos en un país lejano, pero hoy en día nada es tan lejano en el planeta. Así queremos expresar nuestra profunda solidaridad con el pueblo ucraniano, con sus espíritus de paz y de libertad, y como PEN Chile, nuestros hondos sentimientos de hermandad con los poetas, escritores y artistas de esas tierras de cultura, especialmente con nuestra hermana institución: PEN Ucrania. Pueda el coraje y la pasión libertaria de los cosacos de los que nos habla Gógol, continuar habitando la valiente resistencia del pueblo de Ucrania, y que los sacrificios y sufrimientos no sean ni vanos ni interminables.




Santiago, 9 de marzo de 2022


Yorumlar


Yorumlara kapatıldı.
bottom of page